Últimas noticias

Ley 8839 para la Gestión Integral de Residuos

En Costa Rica, la cultura de usar y tirar, los llamados “desechables”, la alta cantidad de materiales de empaque que se comercializan y la cada vez más arraigada cultura de consumismo, entre otros, han traído como consecuencia un crecimiento exponencial en la generación de residuos sólidos en los últimos años, (alrededor de  3.600 toneladas de desechos por día[1]), que día tras día han afectado los espacios ambientales en los que vivimos.

Lo anterior, tiene fuertes impactosen lasalud de la población, en el ambiente, tanto las aguas, como a la atmósfera y el suelo, además impactos económicos negativos en términos de devaluación de suelos o disminución de turismo; características que ubican a los pueblos en indicadores de desarrollo cada vez más bajos.

Para contribuir a atenuar esta situación, el Ministerio de Salud, ha impulsado las acciones del Programa Competitividad y Medio Ambiente [2](CYMA), que inició en 2006, en el marco del Convenio de Cooperación Técnica Costarricense-Alemán. En el programa CYMA participan diversas entidades, como el Ministerio de Salud, el Ministerio de Ambiente,  Energía y Telecomunicaciones, el Ministerio de Planificación Nacional y Política Económica, la Cámara de Industrias de Costa Rica, el Instituto de Fomento y Asesoría Municipal, la Agencia Alemana de Cooperación Técnica y federaciones municipales, organizaciones locales y nacionales, que ejecutan labores para el mejoramiento de la Gestión Integral de Residuos (GIR).

Uno de los principales logros del Programa de Competitividad y Medio Ambiente (CYMA), es la elaboración concertada con diversos sectores de una propuesta de la ley , que luego se convertiría en la Ley 8839, la Gestión Integral de Residuos, publicada el 13 de julio del 2010, en La Gaceta Nº135. Esta Ley establece un marco regulatorio para la gestión integral de residuos y el uso eficiente de los recursos.

Con la aprobación de la Ley 8839 para la Gestión Integral de Residuos, el Ministerio de Salud queda establecido como rector en materia de gestión integral de residuos,  lo cual incluye las potestades de dirección, monitoreo, evaluación y control.

Con esta Ley visionaria y ambiciosa, se pretende colocar a Costa Rica a la vanguardia en la atención de problemas ambientales y sanitarios. Esto es un cambio de paradigma: pasamos “de la cultura tradicional de recoger y enterrar basura” hacia una nueva visión de gestión integral de residuos; pasamos de una cultura de la basura hacia una cultura del residuo, donde estos son vistos como materiales que tienen valor  y se promueve una cultura de consumo sostenible y racional.

El proceso de construcción de esta Ley ha permitido el acercamiento entre instancias del sector público y privado. Ha permitido, además, delimitar competencias y definir responsabilidades, incorporando el principio de responsabilidad compartida, pero diferenciada.

La participación social es una de las fortalezas importantes de esta nueva Ley, la cual ha sido elaborada mediante un proceso participativo y ha derivado en la construcción de soluciones conjuntas e integrales, al igual que el PRESOL (Plan de Residuos Sólidos Costa Rica) y los planes municipales, que se sustentan sobre la base de la participación social y la construcción conjunta de soluciones.

El objetivo central de esta Ley es regular la gestión integral de los residuos y el uso eficiente de los recursos, mediante la planificación y ejecución de acciones regulatorias, financieras, administrativas, educativas, ambientales y saludables de monitoreo y evaluación.

Esta Ley es de observancia obligatoria para todas las personas, físicas o jurídicas, públicas o privadas, generadoras de residuos de toda clase, salvo aquellos que se regulan por legislación especial.

De acuerdo con esta Ley, la gestión integral de residuos debe hacerse de acuerdo con el siguiente orden jerárquico:

  1. Evitar la generación de residuos en su origen.
  2. Reducir al máximo la generación de residuos en su origen.
  3. Reutilizar los residuos generados ya sea en la misma cadena de producción o en otra paralela.
  4. Valorizar los residuos por medio del reciclaje, la recuperación energética y el coprocesamiento, entre otros
  5. Tratar los residuos generados antes de enviarlos a disposición final.
  6. Disponer la menor cantidad de residuos, de manera adecuada.

La gestión integral de los residuos es posible. Lo primero que debemos hacer es reconocer que todo lo que producimos, consumimos y desechamos afecta nuestro entorno y la calidad de vida de las personas. Somos responsables de darle un uso equilibrado a los recursos del planeta y esto inicia cuando replanteamos la forma en que estamos acostumbrados a consumir los bienes y lo que hacemos con los residuos en nuestras casas u oficinas.

Iniciemos por reemplazar el uso de la palabra basura y utilicemos la palabra residuo. Basura es algo que no sirve y los residuos en cambio, se pueden aprovechar en grandes cantidades y convertirse en materias primas o en energía  para elaborar nuevos productos.

Hacemos un llamado a la ciudadanía para convertir esta Ley en realidad. La Ley 8839 es de todos los ciudadanos de este país y convertirla en realidad es tarea de todos.

Todos generamos residuos, por tanto, todos debemos compartir la responsabilidad de gestionarlos de manera ambiental y sanitariamente correcta. Todos podemos ser parte de la solución.



[1]Estimación en el Informe de Avance no. 1: Diagnóstico y Definición de Áreas Prioritarias del Plan de Residuos Sólidos de Costa Rica (PRESOL)


EN TU CASA

La basura de la casa la puedes separar en...

GESTORES AMBIENTALES

Busque el más cercano a su comunidad

QUE HACER CON...

El papel... Ventajas al reciclarlo.